Contacte con nosotras: 91 579 87 13 / 14|info@houseandkids.es

La autoestima en niños.

2017-07-11T15:38:42+00:0028 julio 2014|Psicología Infantil|


self-esteem-in_-children-2La autoestima
es un elemento básico en la formación personal de los niños.

Cada día despierta un mayor interés en materia de educación para los padres, hoy en día constituye una preocupación y por tanto forma parte de las conversaciones familiares.

La autoestima marca el desarrollo del niño, dependerá su desarrollo en el aprendizaje, relaciones sociales con sus iguales, actividades que desempeñemos. Aspectos muy importantes para la construcción de la felicidad.

Cuando un niño adquiere una buena autoestima se siente competente, seguro, valioso, confía en sus posibilidades, saben aceptar críticas, por otro lado al tener una baja autoestima podemos encontrarnos con conductas agresivas, comportamientos introvertidos, timidez, escasa creatividad, y por supuesto problemas de depresión, consumo de drogas, anorexia…

La autoestima puede trabajarse, ya que fluctúa y por tanto la podemos mejorar.

La autoestima es una pieza importante en la construcción de los pilares de la infancia y la adolescencia, etapas muy críticas y sujetas a muchos cambios físicos, psicológicos.

Aspectos que el entorno familiar, social debemos potenciar para crear una buena autoestima:

  • self-esteem-in_-children
    El entorno debe aportar afecto, apoyo emocional, calidez emocional, seguridad
    , ya que en estas etapas determinan la conducta en su vida en la edad adulta.
  • Marcar unos límites razonables consensuados y que por supuesto entiendan los niños.
  • Muy importante fomentar el lenguaje y comunicación.
  • Valorar sus cualidades.
  • Apoyarles cuando se sientan mal.
  • Debemos ayudarles a potenciar sus habilidades, destrezas (académicas, lúdicas, actividades extraescolares…)
  • limite-en_-nin%cc%83osIncentivar desarrollo de responsabilidades.
  • Dejar que tomen decisiones y que por tanto vayan adquiriendo estrategias a la hora de resolución de problemas.
  • Reforzar aquellas conductas positivas.
  • No demandar la perfección.
  • Tratarles con respecto.
  • Escucha activa, prestando una atención visual y física para hacerles ver que son importantes las preguntas que realizan y las opiniones que dan.
  • Reconocer el esfuerzo, interés y atención a la hora de desempeñar un trabajo.
  • Corregir aquello que está bien y que está mal.