El ritmo del día a día agota. A veces resulta complicado cumplir con el trabajo, la casa, la familia y que todo vaya sobre ruedas.

Aunque hemos avanzado en materia de conciliación, aún queda mucho por hacer, pero no se trata de echar la culpa de todo a los horarios laborales. Tú tienes el poder de mejorar tu vida en el día a día para disfrutar de tu familia y tener más tiempo libre. Se trata de establecer prioridades y como siempre, de organizarse.

 

Organiza tu semana. Aunque al principio te de pereza, dedica un rato por la tarde (el viernes es un buen día) a escribir en un cuaderno lo que tienes que hacer durante la próxima semana. Asigna un día y un horario para cada tarea y cúmplelo, con esto evitarás que se te acumulen las cosas por hacer.

Decide qué te vas a poner cada día de la semana, y deja los looks preparados en las perchas, así irás más relajada por la mañana y empezarás el día con la sensación de tener tus cosas bajo control.

Plantea los menús de la semana, sabrás qué vais a comer o cenar cada día, sin tener que improvisar ni recurrir a comida precocinada.

Una vez que sepas los menús que vas a preparar, haz la compra con una lista para evitar olvidos de última hora. Recuerda que la opción de compra online te ahorrará mucho tiempo.

Dedica una tarde a cocinar. Deja preparadas las bases de los platos como sofritos,   cremas, guisos,… así te encontrarás la mitad del menú ya cocinado (descubre aquí como ahorrar tiempo cocinando). Los robots de cocina son una grandísima ayuda.

Reparte las tareas de casa. La casa es de todos, y todos tenemos la responsabilidad de cuidarla y mantener el orden. Haz un planning semanal y asigna trabajos a cada miembro de la familia, establece horarios para llevarlas a cabo.

Todo lo que dejes hecho de antemano, es trabajo que te quitas. Por ejemplo, deja la lavadora preparada al salir de casa, así a la vuelta, solo tienes que ponerla a funcionar.

Hay que mantener el ritmo de las tareas para tener la casa siempre bien, pero debemos ser realistas, no tiene que estar todo reluciente siempre.

Recuerda que es importante establecer prioridades para tener una vida más sosegada y apacible.

¿Y tú, cómo lo haces?, ¡cuéntanos tus trucos!.